Las residencias de animales te permiten estar tranquilo en tus vacaciones.               

                                                        consejos-perros-verano

Tienes perro. Llega el verano. Te preparas para pasarlo lo mejor posible (ropa  adecuada, corte de pelo, crema, alimentación, etc.). Sospechas, que como tú, tu mascota también necesitará de alguna atención especial. Estás en lo cierto pero no te preocupes, el primer paso es responsabilizarse del cuidado óptimo de tu mascota, el segundo…unos sencillos consejos que te ayudarán a contribuir con el bienestar de tu amigo:

1. EL VIAJE CON PERRO: 

Quieres viajar con tu perro pero comienzan las dudas. ¿Cómo debo transportar a mi perro? ¿Se mareará? ¿Qué debo tener en cuenta?

Efectivamente, tu mascota no puede ir libremente por el vehículo y por ello hay tres opciones que permiten un viaje cómodo y seguro: el arnés,  las rejas divisorias (que deben cumplir con la cumplir la normativa DIN 75410-2) o el transportín.

Por otra parte, es normal que con el movimiento del coche el perro tenga mareos y acabe vomitando. Para evitar esto, nuestros profesionales de Golfo & Dama, Diego y Yago aconsejan la “biodramina” para perros (sí, existe) pero ojo, debes dársela aproximadamente una hora antes para que tenga efecto. Ah, por cierto, no metas al perro en el coche con el estómago lleno.

Como último consejo para el viaje, debes pensar que vas con un ser vivo que, igual que tú, se cansa de ir en el coche. De vez en cuando, haz una parada, deja que tu amigo corra y se refresque. Por supuesto, nunca dejes a tu perro en el coche. Prohibido.


 

2. LA ALIMENTACIÓN DE TU MASCOTA:alimentacion-perro-vacaciones

¿Debe cambiar la alimentación en el periodo vacacional? ¿Qué debo llevar en el coche? ¿Es recomendable hacer el viaje de un tirón?

No te arriesgues, lleva la comida que tu compañero come habitualmente, así garantizarás que la coma y le siente bien. Fundamental que lleves agua fresca en el viaje, así ambos estaréis hidratados y podréis cuidaros mutuamente. No dejes que el relax de esas vacaciones empeoren la alimentación del perro ya que esta es una parte fundamental de su salud.

 

 


 

3. LA ATENCIÓN DE TU COMPAÑERO FIEL EN TUS VACACIONES:

¿Se adaptará al nuevo entorno? ¿Qué precauciones debo tomar?

Tampoco te alarmes, simplemente sé consciente de que tu estado de “desconexión vacacional” no implica que tu perro siga teniendo las mismas necesidades, e incluso alguna diferente debido a la nueva experiencia y a las temperaturas.

Nadie mejor que tú conoce a tu compañero. Sabes si lo puedes soltar, si es obediente, qué carácter tiene, etc.  Si nunca salió de casa y esta es la primera vez, observa su comportamiento, llévalo sujeto, presta atención a su reacción ante otros perros y personas.

Si tu destino es la playa o un lugar donde las temperaturas son altas, mucho cuidado con el sol. Aunque los perros toleran mejor los cambios de temperatura que los seres humanos, se sofocan rápido (especialmente los perros con mucho pelo) por tanto, mucha atención para evitar que le dé un golpe de calor. Para ello, evita los paseos en las horas centrales del día, no te olvides del agua. Además, puedes buscar opciones que aumenten su bienestar como las mantas de frío, las cuales se cargan con el sol y proporcionan unas cuatro horas de frío. Así, el perro al sentarse sobre ella se refresca, es una buena opción para el coche por ejemplo.

Otro aspecto a valorar es el corte de pelo, es fundamental que sea adecuado para que proteja a tu perro de las quemaduras del sol y al mismo tiempo le permita evitar parte del calor que proporciona su capa de pelo. Consúltalo con tus profesionales de referencia.

cuidados-perro-verano

Por supuesto, la lógica y el sentido común es el gran consejo que podemos darte. Lo que no te gustaría que te hiciesen a ti (como dejarte a 50º en un coche) ni lo pienses para el perro porque las consecuencias serían fatales. Si tomas la determinación de llevártelo contigo, hazlo con todas las consecuencias, sé consciente de que no podrás llegar al mismo nivel de relajación que unas vacaciones sin tu mascota pero a cambio tendrás un buen compañero de viaje.

 

 


4. No puedo cumplir lo anterior:

Entonces sé honesto, no lleves al perro contigo. Una opción es dejarlo con alguien de tu familia que lo conozca y sepa sus necesidades. La otra es que lo dejes en manos de profesionales para su bienestar y tu tranquilidad. Hablamos de  residencias donde tienes la garantía de que tu perro va a estar bien. No descuides este punto, decide bien dónde vas a dejar a tu amigo.